La Notita   BLOG
 Si deseas estar al tanto de los contenidos que publicamos en esta sección síguenos Twitter FormusEduMx


Por: Úrsula Werren de Bolaños.

En este año de celebración, junto con muchas otras sorpresas, apareció inesperadamente como gran REGALO, Ashoka. Hace unos meses no conocíamos ni el nombre, ni su significado. Hoy, después de pasar por un proceso en el que Ashoka conoció nuestro modelo y práctica educativa, nos integramos a esta sorprendente organización. 

Así, formamos parte de un esfuerzo internacional  que agrupa a empresas, universidades y escuelas en 84 países alrededor del mundo que buscan la transformación por medio de la empatía, compartiendo todos la aspiración por “crear un mundo donde todos los niños y jóvenes sean líderes empáticos, capaces de trabajar en equipos para solucionar problemas y conducir el cambio para el bien de todos.”  

Sólo hace algunos meses, en octubre del 2014, llegó un correo con una invitación que captó nuestro interés inmediatamente.  Ante nuestra respuesta afirmativa,  recibimos a las pocas semanas a representantes de Ashoka. En su visita a Formus, observaron y entrevistaron a un grupo diverso y numeroso de alumnos, maestros, padres de familia y directivos.

Formus es un colegio surgido del amor por los niños, por la música y por la vida, por la libertad expresada en su más alto nivel de gozo: libertad que responde en congruencia con valores, con conocimiento, con amistad, con aportaciones que benefician a cada uno y a la comunidad en la que vivimos. Libertad con responsabilidad. Valoramos a cada uno de nuestros alumnos, sabiéndolos únicos, irrepetibles, llenos de capacidades y disfrutando su pleno desarrollo en la adquisición de habilidades para la vida.

En el baúl de Formus se guardan muchos tesoros, entre ellos hay un texto que desde hace años ha sido fuente de inspiración para quienes creemos en el constructivismo. Lo sorprendente es que se lo debemos a un gran pensador del Siglo XIII. Aquí te lo compartimos.

Por: Nancy Robles, mamá de Karina y maestra de piano en la escuela de música de Formus / La Notita 19, Abril 2014

El otro día me llamó una señora de alrededor de los cincuenta años, para preguntarme si ella podía, a esa edad, aprender a tocar el piano; generalmente cuando me llama una persona adulta, que quiere aprender, invariablemente me hace esa pregunta, que me hace sonreír.

También algunas mamás -sobre todo, si no son de Formus- cuando solicitan clases particulares me hacen una pregunta parecida: ¿podrán mis hijos llegar a tocar el piano, a pesar que nunca antes han tomado clase?